Manual de Prevención-Operativa Contenedores/III-1

De Centro de Documentación de Coordinadora

Manual de Prevención de Contenedores

Contenido

Principios Básicos de Seguridad contra incendios

¿QUÉ HACER EN CASO DE INCENDIO?

Los incendios son una amenaza constante para toda la humanidad, ya que son innumerables las pérdidas ocasionadas por este motivo, tanto humanas como materiales. Muchos incendios no han podido ser sofocados a tiempo debido a que el personal no ha sabido actuar cuando ha comenzado el siniestro. Es por este motivo que se considera necesario que el trabajador portuario conozca y sepa utilizar los medios de extinción y lucha contra incendios existentes en su puesto de trabajo.

ANTES DE QUE OCURRA UN INCENDIO

El trabajador portuario debe familiarizarse con el entorno donde realiza su trabajo, de tal manera que sepa donde se encuentran las salidas, las vías de evacuación y todos los medios de extinción de incendios previstos en el interior del buque, en la terminal y en la maquinaria empleada.

Con el objeto de saber actuar frente a una emergencia, es necesario saber distinguir los diferentes medios de extinción que se encuentran en el lugar de trabajo, así como conocer la forma correcta de utilizarlos.

TIPOS DE EXTINTORES

Se hace referencia, a continuación, al tipo de fuegos que se pueden generar en el lugar de trabajo y a los medios de extinción más adecuados para actuar sobre ellos.

Clases de fuego Conocer bien la clase de fuego nos ayuda a elegir el procedimiento más apropiado para apagar el incendio. Atendiendo al tipo de combustible, podemos hacer la siguiente clasificación:

  • Fuegos de la clase A. Son los que se producen al arder los combustibles sólidos comunes, como maderas, papeles, corcho, etc.
  • Fuegos de la clase B. Son los que se producen al arder combustibles líquidos o sólidos licuables, como gasolina, gasóleo, alcohol, disolventes etc.
  • Fuegos de la clase C. Son los que se producen al arder gases como butano, propano, acetileno, etc.
  • Fuegos de la clase D. Llamados también fuegos metálicos, son los fuegos ocasionados con metales como el sodio, magnesio, etc.

Antes existían los fuegos de la Clase E o también denominados fuegos eléctricos. Esta clasificación desapareció, ya que la electricidad no arde, y este tipo de fuegos se considera de cualquiera de las clases anteriormente citadas en presencia de electricidad a la hora de su extinción, por ejemplo, fuegos de la Clase A con presencia eléctrica.

Formas de extinción mas apropiada para cada fuego

Los fuegos de la clase A ó sólidos se deben apagar con agua, tanto a chorro como pulverizada, o con un extintor de polvo polivalente.

Los fuegos de la clase B ó líquidos se deben apagar con polvo polivalente y agua pulverizada.

Los fuegos de la clase C ó fuegos gaseosos deben apagarse siempre con polvos polivalentes.

No trataremos los fuegos de la clase D ó fuegos metálicos porque son muy raros y exigen técnicas muy especializadas.

En los fuegos con presencia eléctrica está especialmente recomendado, tanto si se trata de una instalación eléctrica ardiendo como de un fuego en sus proximidades, el uso de extintores de anhídrido carbónico (CO2).

El polvo seco da muy buenos resultados en los incendios eléctricos, siempre que no existan sólidos ardiendo y que la tensión eléctrica en las instalaciones sea inferior a 1.000 V.

MÉTODO DE EMPLEO DE UN EXTINTOR

  • Al descubrir el fuego, de la alarma personalmente, a través de un compañero, por teléfono o accionando un pulsador de alarma.
  • Seguidamente coja el extintor de incendios más próximo, que sea adecuado a la clase de fuego que pretenda extinguir.
  • Sin accionarlo, diríjase a las proximidades del fuego.
  • Dejando el extintor en el suelo, coja la pistola o boquilla de descarga y el asa de transporte, inclinándolo un poco hacia delante. Con la otra mano quite el precinto, tirando del pasador hacia fuera.
  • Presione la palanca de descarga para comprobar que funciona el extintor.
  • Dirija, en forma de barrido, el chorro del extintor a la base del objeto que arde hasta la total extinción o hasta que se agote el contenido del extintor.En el caso de incendio de líquidos, proyectar superficialmente el agente extintor, evitando que la propia presión de impulsión pueda provocar derrames incontrolados del producto en combustión.

MÉTODO DE EMPLEO DE UNA BOCA DE INCENDIO EQUIPADA (BIE)

Dado que los extintores manuales son elementos con poca capacidad de extinción, únicamente pueden apagar pequeños conatos de incendio. Si el conato no es apagado o el fuego se ha detectado tarde, puede ser necesario hacer uso de las BIE para apagarlo.

Las bocas de incendios equipadas son el conjunto de elementos necesarios para transportar agua desde un punto de la red de abastecimiento hasta el lugar del fuego. Seguidamente se muestran los pasos a seguir para el uso de una BIE de 25 mm (semirígida).

  • Abrir la tapa del armario o romper el cristal de la misma.
  • Girar la devanadera hacia fuera.
  • Abrir la válvula de paso de agua.
  • Existen equipos que tienen apertura automática del paso del agua al girar la devanadera entre 1 y 3 vueltas, aproximadamente.
  • Iniciar el desenrollado de la manguera.
  • Abrir la boquilla, girando en el sentido apropiado.
  • Atacar el foco del incendio arrojando agua sobre los materiales que arden hasta su control o extinción completa.
  • Si no puede verse el fuego, se arrojará también el chorro hacia el techo y a la pared, con un movimiento giratorio para alcanzar la mayor superficie posible y provocar un mayor enfriamiento del recinto.
  • En el caso de que el humo sea muy intenso, la posición de agachado es la menos penosa y se respira mejor aproximando la cara al chorro de agua.
  • En cuanto se observe que el fuego esta dominado, se cerrará el chorro y se ira atacando uno por uno los focos de fuego que continúen ardiendo.


En el caso de la BIE de 45 mm de diámetro (manguera plana de tela), el manejo se ha hacer entre un mínimo de dos personas y teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • Desenrollar la manguera completamente, en forma de “S”, por el suelo.
  • Un compañero se situará en las proximidades de la boquilla agarrando fuertemente la manguera, el otro compañero se situará en el otro extremo de la manguera y abrirá la válvula de paso de agua. Agarrando fuertemente la manguera se aproximará hacia el otro compañero hasta 1 metro de distancia aproximadamente y ambos hacia el fuego.
  • En el caso de una BIE de 45mm, no hay apertura automática del paso de agua al girar la devanadera.

Siguiente capítulo: Primeros auxilios, como actuar en caso de accidente


Herramientas personales