Manual de Prevención-Operativa Contenedores/I-7

De Centro de Documentación de Coordinadora

Manual de Prevención de Contenedores

Contenido

Señalización luminosa, acústica y gestual. Comunicación verbal

SEÑALES LUMINOSAS Y ACÚSTICAS

Las señales acústicas y luminosas son un medio útil para transmitir información en el entorno laboral, especialmente en situaciones de peligro o alarma. Las características de este tipo de señales deben ser tales que cualquier persona que se encuentre en la zona de influencia de la señal pueda reconocerla y proceder de forma correcta. En la operativa de contenedores nos encontramos con la utilización de señales luminosas y acústicas por parte de los medios mecánicos propios de la operativa, así como los propios de la Terminal de Contenedores (semáforos, megafonía, etc.)

Señales luminosas

Básicamente podemos dividirlas en señales intermitentes y señales continuas. Si un dispositivo puede emitir tanto una como otra, la señal intermitente se utilizará para indicar, con respecto a la señal continua, un mayor grado de peligro o una mayor urgencia de la acción requerida. Cuando se utilice una señal luminosa intermitente, la duración y frecuencia de los destellos deberán permitir la correcta identificación del mensaje, evitando que pueda ser percibida como continua o confundida con otras señales luminosas.

La luz emitida por estas señales deberá provocar un contraste luminoso apropiado respecto a su entorno, en función de las condiciones de uso previstas, y su intensidad deberá asegurar su percepción sin llegar a producir deslumbramientos.

Para garantizar su eficacia, no se deben utilizar al mismo tiempo dos señales luminosas que puedan dar lugar a confusión, ni tampoco una señal luminosa cerca de otra emisión apenas diferente.

Señales acústicas

Las señales acústicas más empleadas las emiten las máquinas en las que el oficial manipulante, desde su puesto de control, no puede percibir visualmente todos los puntos de trabajo de la máquina.

Este tipo de señales deberán tener un nivel sonoro superior al nivel de ruido ambiental, de forma que sea claramente audible, sin llegar a ser excesivamente molesta. Para evitar inconvenientes en el desarrollo de la actividad, no se deberá utilizar una señal acústica cuando el ruido ambiental sea demasiado intenso.

Al igual que en las señales luminosas, si un dispositivo puede emitir señales acústicas con un tono o intensidad variables o intermitentes, o con un tono o intensidad continuos, se utilizarán las primeras para indicar, por contraste con las segundas, un mayor grado de peligro o una mayor urgencia de la acción requerida. Las señales de evacuación deberán emitirse usando un sonido continuo.

Dado que las señales acústicas y luminosas forman parte de la tarea cotidiana, se corre el riesgo de acostumbrase a las mismas, omitiendo su significado. Hay que tener presente en todo momento que esta señalización nos advierte de una posible situación de peligro y que, por tanto, ha de ser tenida en cuenta desde el momento en el que se entra en la terminal.

La eficacia y buen funcionamiento de las señales luminosas y acústicas se comprobará antes de su entrada en servicio, y posteriormente mediante las pruebas periódicas necesarias.

SEÑALES GESTUALES

La principal aplicación de este tipo de señales aparece en los puestos de capataz, amantero y oficial manipulante de grúa portainer. El encargado de realizar las señales, que tendrá que ser fácilmente reconocido por el operador, deberá poder seguir visualmente el desarrollo de las maniobras sin estar amenazado por ellas. Cuando no pueda ejecutar las órdenes recibidas con las garantías de seguridad necesarias, el operador deberá suspender la maniobra que esté realizando para solicitar nuevas instrucciones.

Una señal gestual deberá ser precisa, simple, amplia, fácil de realizar y comprender y claramente distinguible de cualquier otra señal gestual.

Se presenta a continuación, a modo de ejemplo, un conjunto de gestos codificados que pueden ser empleados, al igual que otros códigos, en la comunicación gestual.

Gestos generales
Movimientos verticales
Movimientos horizontales
Peligro

COMUNICACIÓN VERBAL

La comunicación verbal, tanto directa como a través de un medio apropiado, es fundamental en el desarrollo de la operativa de contenedores, sobre todo en lo que se refiere al controlador de mercancías, los oficiales de medios mecánicos y, en general, de todo el estibador portuario.

Con el objeto de garantizar una comunicación segura, los mensajes verbales han de ser tan cortos, simples y claros como sea posible. Un ejemplo de este tipo de mensajes lo constituye el alfabeto internacional de radio comunicación, empleado en la comunicación entre el controlador de mercancías y los oficiales manipulantes para indicar, dentro de apilamiento, la posición de los contenedores.

Las personas afectadas deberán conocer bien el lenguaje utilizado, a fin de poder pronunciar y comprender correctamente el mensaje verbal y adoptar, en función de éste, el comportamiento apropiado en el ámbito de la seguridad y la salud.

Si la comunicación verbal se utiliza en lugar o como complemento de señales gestuales, habrá que utilizar palabras tales como, por ejemplo:

  • Comienzo: para indicar la toma de mando
  • Alto: para interrumpir o finalizar un movimiento
  • Fin: para finalizar las operaciones
  • Izar: para izar una carga
  • Bajar: para bajar una carga
  • Avanzar, retroceder, a la derecha o a la izquierda: para indicar el sentido de un movimiento (el sentido de estos movimientos debe, en su caso, coordinarse con los correspondientes códigos gestuales)
  • Peligro: para efectuar una parada de emergencia
  • Rápido: para acelerar un movimiento por razones de seguridad


Siguiente capítulo: Orden y limpieza en el trabajo

Anterior capítulo: Señalización de la mercancía peligrosa

Herramientas personales